martes, 25 de noviembre de 2008

                        LA  LENGUA Y EL HOMBRE SEGÚN BERTIL MALMBERG.-                 

 

 

                                                            Por  Guillermo R. Gagliardi.

 

 

 

El lingüista sueco Bertil Malmberg nació en 1913,  murió en 1994. Fue profesor en la Universidad de Lund, ciudad la más antigua de su país natal, y centro industrial, científico y educativo.  Lunds Universitet fue fundada en 1666, y allí  enseñó Malmberg desde 1950.

 

Su obra ha sido notable, de relevancia científica internacional y  testimoniada en múltiples artículos, libros, seminarios, intervenciones en congresos especializados de todo el mundo. Con especial trascendencia para el mundo de la lengua española por sus investigaciones específicas.

Entre estas obras relevantes: “La fonética” (1954), “Los nuevos caminos de la Lingüística” (1962),  “Estudios de Fonética Hispánica” (1965), “Introducción a la Lingüística” (1962), “Lingüística estructural y Comunicación humana” (1969), “América hispanohablante” (1966),  “La lengua y el hombre”, etc.

 

 

  • Consta el libro e las siguientes partes: Introducción – El lenguaje como objeto de investigación – El mecanismo de la Lengua. Signos y Símbolos – Convenciones lingüísticas – La expresión lingüística. Sonidos y Letras – El Contenido Lingüístico -  Lengua y Pensamiento. El poder de la Lengua – El proceso de la Comunicación Lingüística. Lo individual y lo colectivo en la Lengua – El aprendizaje infantil de la lengua propia y de otras lenguas -Lengua primitiva y lengua infantil. Defectos lingüísticos – Las Lenguas del Mundo: parentesco y tipos – Lenguas vivas y muertas. Cambios lingüísticos. El Purismo – El enigma del origen de la Lengua.

 

La Lengua tiende puentes entre los hombres y es, también susceptible de abrir abismos. Estas diferencias lingüísticas cubren hondas divergencias en las maneras de pensar, en las creencias o en la tradición cultural y social y, por lo tanto, reflejan la riqueza y variedad de las creaciones humanas.

 

Una cita de Esaías Tegner (1843-1928, también lingüista y profesor en Lund) fundamenta la importancia de la Traducción según las explicaciones previas de Malmberg: “el trasladarse desde la lengua propia a una extraña es tan formativo como viajar a un país extranjero”.

 

Advierte el estudioso sueco que es muy difícil definir como disciplina investigadora a la Lingüística, ya que esta Ciencia posee diversos aspectos.

 

La Comunicación Lingüística se relaciona con métodos Matemáticos, Físicos, Informáticos, con la Fisiología y Anatomía, con la   Filosofía  y la Lògica, además  la Lingüística aislada de los problemas sociológicos e histórico-culturales resulta un absurdo.

 

Todo análisis científico de la Cultura y de la vida social, bajo cualquiera de sus problemas y formas siempre cambiantes, es en gran medida, una investigación sobre el sistema lingüístico. Los modelos sociales y culturales se reflejan en la estructura de la Lengua.

 

No debemos tener en cuenta la tradicional clasificación entre Humanidades y Ciencias Naturales: es arbitraria. La Ciencia no tiene fronteras, ya que las materias y parcelas  de investigación se superponen y necesitan mutuamente.

 

Por eso es que la Lingüística no tiene ubicación exacta, ni dentro de las Ciencias Humanísticas, ni dentro de las Ciencias Exactas. Si entendemos a la primera como estudio del Hombre en cuanto ente de cultura, la Lingüística resulta entonces una Ciencia Humanística en grado eminente.

 

Quien quiera llegar al fondo del problema lingüístico debe tener en cuenta todos los diversos aspectos que lo componen. Pertenecería más bien, la moderna Lingüística Teórica, al círculo de las Ciencias Generales del Conocimiento, por sus relaciones cada vez más esenciales con la Lógica, la Semántica y la Teoría de la Información.

 

 

  • Signo es algo que indica o evoca la idea  de otra cosa. La condición para el funcionamiento del mismo es una experiencia previa.

 

Esta experiencia previa tiene a su vez en cuenta el contexto dentro del cual aparece el signo y con el que éste está relacionado.

 

El Símbolo  es el resultado de una Convención Social. Teoría sobre las funciones lingüísticas del filósofo y  psico-pedagogo alemán Karl  Bühler (1879-1963, en su “Sprachtheorie” de 1934), cada enunciado guarda una relación triple: con el Objeto simbolizado, la cosa de que  se habla, con el Emisor, el que habla o escribe, y con el Receptor, el que oye o lee.  Las funciones del Lenguaje las denomina “Manifestación” (luego la denominará “expresión&rdquoGuiño, “representación” (después, “apelación&rdquoGuiño y “repercusión”.

 

El Enunciado es señal para el oyente, síntoma de algo en el  hablante y símbolo del contenido objetivo que transmite. Es fundamental para toda forma de análisis lingüístico.

 

Un sistema de Lengua es un conjunto de elementos de distinto tamaño que posee una Lengua.

Léxico es la codificación de un sistema semántico, de palabras e ideas.

Gramática sería la codificación de elementos formantes, desinencias, prefijos, y de procedimientos sintácticos.

Fonética es la codificación de fonemas, figuras de expresión.

Paradigma de una Lengua  es el sistema fonémico grafémico o sistema de expresión.

 

La creación de diferentes enunciados a base de elementos mínimos supone un sistema, y los enunciados complejos, construidos según el sistema, son los Sintagmas.

 

  • Según Malmberg, las convenciones en las maneras pueden ser distintas con respecto a los círculos culturales, pero también hay convenciones en nuestras maneras de crear contactos y las diversas formas de transmitir un mensaje.

 

El comportamiento puramente lingüístico es la manera de emplear sonidos y palabras, formas y construcciones sintácticas, es una parte del complejo de modelos sociales de conducta que caracterizan a los grupos humanos.

 

La Lengua no es un Hecho Natural, “Phycis”, sino Motivado Convencionalmente, “Thesis”.

 

La onda sonora se produce por medio de una expiración, constituye la modificación de la corriente de aire que procede de los pulmones y que a través de una serie de órganos, resulta elaborada, modificada y conformada.

 

El Habla no es algo heredado, sino una costumbre adquirida. Antes de comenzar, lo dice el prestigioso lingüista y pensador norteamericano  Noam Chomsky (1928,  propulsor de la “gramática generativa”, que privilegia la sintaxis en el centro de la investigación lingüística y declara la autonomía de la gramática sobre los otros sistemas cognitivos, desde 1957 con su innovadora “Estructuras Sintácticas&rdquoGuiño,  el aprendizaje de un Habla, el niño tiene idénticas condiciones para todas las lenguas y para todos los comportamientos lingüísticos.

 

Todos los elementos de expresión mínimos empleados en la estructura lingüística, están configurados por un número definido de  Rasgos Distintivos. Llamamos distintivo a un factor fonético capaz, por sí solo, de distinguir una forma de otro.

 

La corriente de aire expulsada por los pulmones, debido a una obstrucción total o a un estrechamiento del paso, da origen a distintos sonidos.

Con ayuda de las cuerdas vocales, esa corriente se transforma en una masa de aire que vibra armónicamente cuyo timbre, frecuencia vibratoria viene dado por la longitud de la laringe y por la forma, volumen y tamaño de la abertura de la boca.

 

Tanto las distinciones como los sistemas fonológicos, están determinados convencionalmente.

La formación del Habla no es sólo la cadena fónica, fonemas con ciertas características y distribución, sino que los fonemas forman unidades mayores: las  sílabas, grupos, períodos.

A su vez las sílabas o grupos de sílabas pueden separarse unas de otras por rasgos prosódicos o acentos de tipo musical o intensivo.

 

En la lengua escrita las letras funcionan como elementos independientes mínimos y en aquellas que poseen escritura fonética, responden directamente a los fonemas.

 

Existen otros tipos de escritura distintos, a los que se basan en letras: pictográfica, ideográfica. El siguiente desarrollo hasta nuestro Alfabeto fonético se dio a través de la escritura silábica, en la que cada signo simboliza una sílaba.

 

Cuando se trata de la expresión escrita deben distinguirse los invariantes o grafemas de las variantes o alógrafos.

 

 

  • Para el hombre primitivo, Palabra y Cosa son idénticas, pero en el instante en que comienza a reflexionar sobre sí mismo y sobre su lengua se altera tal convicción.

 

El Significado ha sido definido por el lingüista húngaro Stephen Ullman (1914-1976,  que publica su “Semántica: introducción a la Ciencia del Significado” en 1962) como la relación mutua entre el  Nombre y el Sentido, relación que determina que el uno actualice al otro. Es una realidad dinámica.

 

En la evolución lingüística son frecuentes los desplazamientos del Significado.

 

El significado de la palabra no es sólo el valor básico general que podemos consultar en el Diccionario.

Toda palabra adquiere la plenitud de su significado exclusivamente dentro de un contexto concreto.

Toda Lengua refleja, primero y principalmente las condiciones de la Sociedad y del círculo cultural en que se habla.

 

Gracias a la Lengua somos Hombres. El desarrollo lingüístico o intelectual, tanto de la Humanidad como del Individuo, marchan paralelos, siendo condición previa para ambos la capacidad de Abstracción y Categorización.

 

  • Cita otra vez al sabio Tegnér: “lo que no puedan decir con claridad es que no lo sabes. Con el pensamiento nace la palabra en los labios del hombre: lo dicho  oscuramente es lo pensado oscuramente”.

 

La onda sonora en el aire o las letras en el papel adquieren poder sobre los hombres gracias a su característica de portadora de Contenidos.

 

Es relevante  la formación y preparación lingüística para toda la evolución espiritual del hombre.

 

Un ser humano sin lengua no es tal ser humano.

 

Y una persona con una lengua pobre, sin entidad,  sin relieve, de escaso desarrollo, es apenas una persona a medias,  constituye una mediana entidad, no completa, no plena.

 

  • Explicando el proceso de la Comunicación, Malmberg parte de dos personas implicadas en tal proceso, el Emisor y el Receptor. Para que aquél declare algo a éste, se exige ante todo un impulso extralingüístico.

 

Esta realidad o condición objetiva, que va a ser comunicada, habrá de conformarse lingüísticamente, es decir, adaptada a las categorías de Contenido y de Expresión de esa Lengua: palabras, tipos de frase, fonemas, sílabas...

 

La masa de Contenido debe tomar forma de acuerdo con el Código, convirtiéndose en una Estructura compleja de corte convencional.

 

Luego se producen (ya formado el Mensaje en el cerebro del Emisor), los impulsos nerviosos que hacen funcionar a los órganos de la Fonación.

Todas las vibraciones de la onda sonora que se producen por la acción de diversos órganos en el emisor, llegan a los tímpanos del Receptor y de ahí a su cerebro donde son reinterpretadas.

El individuo no se halla completamente  atado por las reglas lingüísticas sino que dispone de libertad para variar su medio de comunicación dentro de ciertos límites.

 

 

  • Las posibilidades individuales de influir en la Lengua parecen más restringidas, existen en la medida en que se cumplen unas condiciones sociales dadas.

 

Son las circunstancias de la colectividad las que resultan decisivas para que la iniciativa individual gane seguidores dentro del grupo social.

 

Con respecto al aprendizaje infantil de la lengua propia y de otras lenguas,  ninguna lengua resulta más natural que otra para el recién nacido, y señala las distintas etapas de la evolución en el niño: a) el grito (carece en principio, de una función comunicativa, sólo a medida que nota su influencia en la actuación del contorno, ese grito se convierte en señal para el medio); b) gorjeos (sirven sólo como ejercicios articulatorios del Habla, luego irá deferenciando las primeras oposiciones  lingüísticamente funcionales).

 

El camino erizado de dificultades que ha de seguir un niño hasta dominar la Lengua Materna ofrece paralelos claros con las dificultades con que tropiezan los adultos cuando tienen que enfrentarse  a una lengua nueva y deben modificar hábitos lingüísticos adquiridos con esfuerzo).

 

  • También dedica un no menos interesante espacio al estudio de la Lengua Primitiva y la Lengua Infantil y a los Defectos Lingüísticos.

 

Los “lenguajes” de los animales se pueden englobar en la categoría de Lengua.

 

En la comunicación humana se pueden distinguir niveles cercanos al primitivo lenguaje infantil, chasquidos, exclamaciones, articulaciones, onomatopeyas.

 

En las Lenguas Cultas encontramos todos los estadios de creciente complejidad que podemos encontrar en el niño durante su adquisición de la capacidad lingüística y que en orden inverso, presentan los afásicos.

 

Cabe suponer que esa evolución de la lengua Infantil corre paralela y sería similar al camino recorrido por la especie humana desde la lengua primitiva, con sonidos inarticulados hasta la lengua Actual.

 

Estos sonidos inarticulados los llama señales y símbolos lingüísticos de tipo pre- estructural, o medios expresivos pre- lingüísticos.

 

Desde el punto de vista acústico, los puros ruidos expresivos, gemidos, resoplidos, silbidos, pueden ser considerablemente complicados, su primitivismo radica en que son funcionalmente inutilizables.

 

A la Lengua pertenecen también las variaciones musicales que deben acompañar a toda lenguaje producido con ayuda del tono de las cuerdas vocales.

Debemos distinguir entre defectos centrales del habla y dificultades articulatorias de naturaleza local y orgánica, pérdida de los dientes, colocación anormal de los mismos, hendidura del paladar, defectos de las cuerdas vocales.

 

Llamamos Afasia a todas las dificultades en el hablar que consisten en incapacidad, de origen central, para dominar la Lengua sobre el sistema Fonológico, Gramatical, Léxico y Conceptual.

 

 

  • Menciona una Teoría sobre la diversificación lingüística según la cual todas las lenguas tendrían un origen único a partir del cual se fueron desarrollando gradualmente por divisiones dialectales.

 

Hoy admitimos que las Lenguas actuales se desarrollaron en gran número de casos, desde una misma Protolengua, y luego se diversificaron.

 

Conocemos ya el papel de la Lengua Materna en la evolución espiritual del Individuo.

A través de las palabras y conceptos de esa lengua el niño alcanza la familiaridad con el medio en el que vive y en el que más tarde ha de actuar.

 

La Lengua nunca permanece inmutable, se modifica constantemente.

 

Si contemplamos la lengua en su relación con la Sociedad y la Cultura de las que es portavoz y consideramos la conexión indisoluble que la une al mundo ideológico y conceptual del hablante o escritor, sus cambios nos parecerán ya consecuencia natural e inevitable de los  cambios sociales, de las fluctuaciones de las opiniones y hábitos de Pensamiento, de las creencias y valoraciones que caracterizan el curso de la Historia.

 

La Historia de la Lengua ha de ser simultáneamente la Historia de la Sociedad y de la Cultura.

 

Lo que condiciona los modos de Hablar en las relaciones entre las personas, las circunstancias sociales, y ellas constituyen, por lo tanto, la única explicación de los cambios de la Lengua.

 

Sobre la Teoría del  enigma del Origen de la Lengua, analiza la teoría del filósofo y lingüista danés Otto Jespersen (1860-1943, autor de “Progress in Language” y la monumental “Modern English Grammar&rdquoGuiño, en que las lenguas evolucionan desde una morfología y complejidad muy grandes hacia una disección crecientemente mayor, de sus distintos miembros en elementos independientes, de una Síntesis a un Análisis.

 

Y la teoría del jesuita y  lingüista holandés Jacques de  Ginneken (Jacobus Joannes Antonius Van Ginneken, 1877-1945) según la cual el estado originario del habla sería los gestos. Y la Teoría de la supuesta prioridad de la Escritura sobre el Habla.

 

 

 

 

 

 


Publicado por Desconocido @ 6:33
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios