martes, 14 de abril de 2009

 

 

                                               Luis A. Machado y  la Posibilidad de la Inteligencia.

 

Por  Guillermo R. Gagliardi.

 

 

 

A.- “El derecho a ser inteligente”:

 

Machado (venezolano, 1932)  es un activo promotor internacional del desarrollo de la Inteligencia Humana.

La obra mencionada en el título, del año 1978,  aunque breve,  ostenta ricas y fecundas sugerencias. Me recuerdan sus apreciaciones, a las ideas de Aldous Huxley (1894-1963), el eximio ensayista británico, fundamental pensador científico y hombre de Letras, de “Nueva visita a un mundo feliz” y “La situación humana”, entre otros.

 

La Inteligencia, sostiene Machado, es un bien no hereditario,  que se adquiere por propio esfuerzo, accesible a todos. Los gobiernos deben propiciar  el desarrollo de tales aptitudes, útiles para que el hombre dignifique, afirme  su condición de tal.

La inteligencia depende del ambiente, es un valor que tiende al desarrollo  de nuestra persona y que clarifica la vida.

 

La Educación lo es todo, de ella depende el progreso de la humanidad. Su enfoque es pedagógico-político-económico y social a la vez, pues el Hombre es un ser de totalidad, y la educación es un proceso de infinito perfeccionamiento.

 La Inteligencia ha sido, hasta hoy, un privilegio, un poder opresor, esclavizante y excluyente, base de todas las injusticias, violencias y guerras. Pero debe ser un resultado y una causa de la Paz, del entendimiento internacional. La guerra es Barbarie, violencia y estupidez. La  Paz Inteligente  configura la Civilización. Todo lo que el Hombre es lo es por la Cultura, ambiente y voluntad de aprendizaje, experiencia.

 

Esta fermentativa obra de Machado, también me sugiere, parcialmente, a  los conceptos  de Paulo Freyre, el conocido y lúcido pedagogo brasileño autor de “Pedagogía del oprimido” y “La educación como práctica de la Libertad”, entre los m{as difundidos. Escribe el venezolano: “En cada pueblo, el día de mañana depende de la educación del día de hoy” (ob. cit., p. 64). Aclara que el Subdesarrollo lo es, en esencia, científico-técnico, mental.

 

La diferencia entre países desarrollados y subdesarrollados radica en el ofrecimiento de mayores posibilidades para que sus habitantes desesenvuelven  su inteligencia, su razón y poder creativo, en los primeros, y la ausencia o existencia precaria de las mismas en los segundos.

 

En cualquier página que se lo abra, el ensayo de Machado, presenta observaciones útiles y nada desdeñables.  “Cada hombre, por el mero hecho de existir, tiene derecho a ser inteligente”. “Y  a que se le faciliten los medios para poder llegar a ser cada vez más inteligente”. La misión de la sociedad y la ‘obligación primordial de sus dirigentes’ es disponer lo necesario para que sea posible el ejercicio de la Razón, del pensamiento claro y distinto.

 

Junto a un destacado idealismo, coexisten en sus notas tan valiosas, una realidad profundamente mirada y críticada. La educación actual  sólo mecaniza y envejece, no prepara para la Libertad, no forma mentes razonables y libres, capaces de autogobierno y autodeterminación. Mientras esto subsista, el Estado oprimirá al individuo, aherrojará su humanidad, despersonalizándolo, desnaturalizándolo.

 

“Toda la acción social debe dirigirse hacia la consecución de este objetivo prioritario: aumentar sustancialmente el cociente intelectual de los pueblos”. “El sentido del avance científico y tecnológico es el de facilitar las condiciones en las que el hombre –cada hombre- pueda vivir mejor”.

Los manes liberales y progresistas de la educación como ejercicio  y preparación para la Democracia, del filósofo y pedagogo estadounidense  John Dewey (1859-1952), sobrevuelan estas ajustadas y modernas reflexiones. Me sugiere también al pensamiento  superior del matemático y Nobel  Bertrand Russell (1872-1970) . Anti-marxista, no cree en la lucha de clases o el  determinante económico como móviles de la Historia: “Las castas, las clases, los estamentos, todo tipo de esclavitud y de servidumbre, tienen su origen en el dominio de unas inteligencias por otras.”. “La injusticia social es el resultado de una injusticia cultural. Mientras el talento sea usufructuado solo por una minoría no podrá haber justicia en el mundo. En el juego de la vida, la única superioridad real es la de la inteligencia”. “Un hombre inteligente es muy difícil que pueda ser instrumento de nadie”

 

“Darle al hombre más inteligencia es darle una mayor capacidad para la vida. Es aumentar su campo de acción. Es ampliarle sus posibilidades de escoger. Es conseguir que sus decisiones sean más conscientes.

 

 

B.- “La Revolución de la Inteligencia”.-

 

“Conócete a ti mismo....Conoce lo más íntimo de tu ser. Conoce tus carencias, tus disposiciones, tus facultades. Conoce  en fin, tu vocación vital. Conoce tu propia interioridad, házla aflorar a la superficie y sométela a la luz de tu propio entendimiento”.

 

La función del Estado en la Educación “es la de contribuir (...) a crear el ‘clima’, la ‘atmósfera’, las condiciones externas necesarias para que los ciudadanos, libremente, puedan buscar con facilidad, por sí mismos y de acuerdo con sus respectivas capacidades, la plena realización de su ser integral”. Según expone Machado, con su habitual estilo dinámico, ágilla Educación es un proceso integral, totalizador de la persona humana. La enseñanza, obra de siglos, ha mostrado los conocimientos, ha hecho aprender su contenido, pero no ha enseñado a pensar.  “Se han enseñado los frutos de la inteligencia, pero no se ha enseñado a tener más inteligencia”. “No es suficiente con enseñar conocimientos de diverso tipo (...), si no se enseña también cómo adquirir una mayor capacidad mental para entender mejor, para pensar mejor, para crear mejor”.

 

“Ni la raza, ni la herencia, ni el sexo, ni la edad, determina la capacidad intelectual de un ser humano”. Constancia, esfuerzo, ahínco, fuerza de voluntad e inducción de posibilidades a través de la educación, hacen posible la Inteligencia; en igualdad de posibilidades. El medio ambiente debe crecer en  estímulos intelectuales.

 

Continúa Machado: “...el proceso de urbanización, el desarrollo de los medios de comunicación y de transporte, el aumento de la escolaridad..., le han permitido a la humanidad ejercitar, cultivar y mejorar su inteligencia”.

Todo hombre, con constancia, debe ejercitar y aumentar su Inteligencia, deliberadamente.

Sostiene  que “Todos disponemos del  dispositivo necesario para cualquier proceso de la mente”. Porque, entendámoslo, aumento de Inteligencia es aumento en la capacidad para relacionar. Su teoría del genio es distinta a la que han expuesto otros tratadistas, psicólogos, antropólogos, médicos, neurólogos... El Genio no es algo excepcional, diferente y que surge en un ambiente especial.  “No existe ninguna característica que sea propia de los Genios”. “El genio es un niño constante”, “...no hay genios sin curiosidad, sin trabajo y sin constancia”.  “No existe diferencia entre la naturaleza de la inteligencia de un genio y la de un hombre normal”. “No hay ningún misterio insondable en la inteligencia del genio. Ni su mente es un santuario que no se pueda violar. Se trata sencillamente de un hombre que ha adquirido la facilidad de relacionar”.

 

Tanto el genio como el talento son fruto del sudor y la inspiración, pasión y esfuerzo. Es cuestión de utilizar lo más racionalmente posible la mecánica cerebral...  El hombre se diferencia de la máquina en la capacidad de pensar libremente, sin ninguna determinación previa. “Su libertad esencial consiste en la posibilidad de relacionar pensamientos según su decisión propia”. La inteligencia es una aptitud, de relacionar pensamientos.

Insiste, ilumina, señala claramente. “La mayor riqueza de la tierra está dentro de nosotros mismos”.  “la dignidad de cualquier hombre, por el mero hecho de ser hombre, es infinitamente más grande que cualquier otro honor que se puede recibir en la vida. La inteligencia es el mejor instrumento de que disponemos para el logro de nuestra propia realización personal y el desarrollo colectivo”.

 

Nada puede realizarse sin trabajo, sin tiempo y sin fe. “Jamás ha podido realizarse nada que valga la pena sin una dosis inmensa de entusiasmo”. “Para las  tareas de investigación, para descubrir, para inventar, se requiere de un permanente acto de fe, que las convierte en una aventura cada día más hermosa”.

Reflexiona: “En las sienes de un sabio aletean un niño y un poeta. Quien no tenga el don y el coraje de la profecía jamás podrá ser un sabio”. “El científico es un hombre cargado de audacia para formular conjeturas y de paciencia para someterlas a un riguroso estudio”. “La historia del arte y la ciencia está jalonada por la lógica, la racionalidad y el orden, pero también por incomprensibles paradojas, equivocaciones repetidas, intuiciones absurdas”.

 

Como el biólog-literato Aldous Huxley, opina Machado que hay que tender puentes entre las ciencias particulares, hacen falta los “generalistas”, los que observan con perspectiva, con afán totalizador, humano e integrador. “El auge del especialismo exclusivista está llegando a su fin”. “Son hombres con un cerebro abierto hacia todas las cosas los que han hecho posible el mundo actual”. “A mayor especialismo más atraso”. “Civilización que se especializa, muerte”. “Por lo general los grandes hombres de la Historia han tenido la mente tan diversificada...”. “Y llegará el día en que los artistas se interesen vitalmente por la ciencia.”. “El hombre universal del Renacimiento fue artista y científico a la vez.. Y en todas las épocas cada hombre tiene un hombre del Renacimiento dentro de sí”. “...cuanta mayor capacidad intelectual posee una persona, mayor es el número de sus facultades que lo capacitan para el ejercicio de diversas actividades”.

 

No existe una sola vocación, somos “polímanos”, una “multivocacionalidad”.

“Uno busca muchas veces las razones de su propo fracaso en el medio ambiente, al que considera hostil, cuando donde hay que buscarlas es dentro de uno mismo”. “El que tiene una obra por realizar la realiza por encima de todo”. “Cda quien puede hacer su propio destino”. Hay que tener el coraje de ser uno mismo, único, irrepetible.  Observa que “Los beneficios personales de una mayor capacidad mental no se limitan al campo específico del Intelecto: abarcan todos los aspectos de la existencia del individuo...”. “La mayor explosión en este siglo será la de la inteligencia humana”. “En la educación del futuro, ‘aprender a ser’ ha de significar (...) aprender a pensar permanentemente, a lo largo de toda la vida”.  Hay que trabajar mancomunadamente para lograr un mayor grado de inteligencia para toda la Humanidad.

 

La Inteligencia es algo que puede aprenderse, el día que la Humanidad  se dé cuenta de ello, habrá dado “el paso más importante de la historia”.  La obra de la Inteligencia es el  fruto acabado de un proceso en el que se van cubriendo etapas que pueden ser sistematizadas, entre otras muchas, en la siguiente forma: Seleccionar / Ordenar / Analizar / Sintetizar / Vincular / Diferenciar / Trasladar / Personalizar / Expresar...

 


Publicado por Desconocido @ 18:47
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios