domingo, 04 de abril de 2010

                               LITERATURA MEDIEVAL  ITALIANA.

                               Comentarios de textos.       (I).-

 

                                                                        Por  Guillermo R. Gagliardi.

 

 

 

 

Sigo a Gherardo Marone en su “Parnaso Italiano” t. I, Universidad Nacional de Buenos Aires, 1952: “Textos anteriores al 200”.

 

“La literatura francesa y española (como la griega) nacen dentro de un fuerte ambiente de tradición. La literatura italiana nace de impulsos individuales y surge más tarde. Esto lo explica Menéndez Pidal (“Poesía Juglaresca y orígenes de las literaturas románicas” 1957, p. 352) por la fragmentación de la vida regional en Italia, con falta de un gran foco cortesano, regio  o señorial.

Y más aún, dice, puede haberse debido a la gran difusión y mayor arraigo de la cultura latina en Italia, la mayor densidad del ambiente docto y el innato refinamiento del gusto produjeron un desinterés acentuado hacia los intentos de modelación hechos sobre una lengua literariamente indómita.

La primera poesía italiana conservada es una cantilena de 34 versos, escrita entre 1150 y 1172 por un juglar toscano /”Ritmo Laurenziano”, ver Marone, p. 43/, luego siguen otras muestras juglarescas en varios dialectos” G. M.-

                                                                                                                                               

 

  1. “Indovinello Veronese”= adivinanza alusiva al arte de escribir.  Fechada entre el 799 y el 800 d.C.

 

“Boves se pareba,

 Alba pratalia araba,

Et alto versorio teneba,

Et negro semen seminaba”.

 

Rima consonante, uso del pretérito imperfecto. Cuatro versos anónimos, irregulares, monorrimos.

Anáfora. Construcciones sintácticas análogas.

 

“araba”: término alusivo, sugiere la idea de arar, labrar, es decir, “escribir”, hacer un surco con la pluma.

 

“blancos prados”: imagen visual. Metáfora, se omite el sujeto de comparación, que es “el papel era tan blanco como un prado”, comparación implícita.

Sencillez de imágenes.

 

 

 

 

 

 

  1. “Placiti Cassinesi”= sentencia, fallo de un juez de Capua.

 

Se reproduce la fórmula pronunciada por los testigos en un pleito acerca de unos límites de propiedad entre el Monasterio de Montecassino y un tal Rodelgrino de Aquino.

 

Mezcla de vocablos romances y latinos.

El Derecho, algo propio de los Romanos, se ve introducido por palabras dialectales.

 

 

  1. “Privilegio Logudorese”=  Palabras propias de  un determinado “dialecto”, el sardo.

 

Importancia de la palabra dictada por el Juez y su jerarquía.

Trasluce un sentimiento fraternal.

 

 

        4.- “Tensó bilingüe de Raimbaut  de Vaqueiras”=

 

Trovador provenzal, luego Caballero,  nacido en Orange, cerca de Francia, nació entre 1155 y 1160, murió en 1280. Se incorporó en Italia a la Cuarta Cruzada. Puede consultarse, de 1º975, Cons. “Los Trovadores”, tomo II, de Martín de Riquer, p. 811-857.

 

También G. Carducci (1835-1907),  Premio Nobel de Literatura 1906, profesor universitario, poeta, ensayista y traductor: “Galanterías caballerescas de los siglos XII y XIII. R. de Vaqueiras” (en “Maestros Italianos” ed. A. Prieto, Planeta, tomo III, 584-609).  “Este documento es el más antiguo en que vemos un dialecto italiano empleado en una obra de verso, cosa más digna de nota porque quien emplea el dialecto rimado es un extranjero” (ob. cit., p. 588).

 

Título es importante: un diálogo. En provenzal habla él, en genovés, ella. “Domna, tant vos ai preiada”

                           

(1)   estrofa: fórmula convencional, fría. Él pide en provenzal.

(2)   estrofa: énfasis, rudeza, sentimiento. El autor se juzga como “juglar” (elementos autobiográficos).

Expresa afectos elementales.

 

Se burla de la dama. Usa, irónicamente, una lengua “vulgar”: rompe el esquema provenzal. “...esta ‘contienda’ ligure-provenzal,..., pone frente a frente y en pugna dos formas de costumbres: la exquisitez melindrosa de las cortes provenzales y la rudeza, todavía sin desbravar, de las ciudades de mercaderes de italia”

 La posición de la mujer es baja, grosera, inculta, diferente a la de los diálogos cortesanos.

 

El joven autor plantea sus requerimientos con exigencia y dureza. Ella se niega.

El poema no tiene conclusión (ello ocurre en toda la Poesía Provenzal: Santillana, Arcipreste de Hita). Cielo D’Alcamo romperá ese convencionalismo.

 

El caballero hace creer que es su “siervo”, según características de la escuela literaria:

 

Q’eu sui vostr’endomenjaz”.

 

La joven siempre debe responder negando:

 

                                    “Jujar, voi no sei corteso

                                     qe me chaidejai de zo,

                                    qe niente no faró”.

 

                                    ...”Proenzal, va, mal vestí

                                    largaime star!”.

                                   

 

Esta composición dialectal permite entrever la fascinación que los elementos del idioma naciente debieron ejercer sobre la fantasía del poeta extranjero, quien a través de  las desdeñosas respuestas de una campesina, parece querer despojarse de  los convencionalismos de su vestidura provenzal, para escoger con mayor libertad las expresiones más vivaces, aunque más rústicas, del “habla popular”.

 

     

              5.-  Cielo D’Alcamo= poeta siciliano, juglaresco.

 

Rosa fresca aulentissima”.

 

 

Compuesto entre 1231 y 1250.

En los versos del poema observamos.

       

  v. 4, 5 y 6: respuesta metafórica,

      10, 11 y 12: ubicación espacial.

      20, 21, 22, 23: reflexión, digresión.

      30 a 32: negación, menosprecio.

      33 a 35: adulación.

       36 a 39: Jesús está enfadado porque siendo monjes, igual se amarían (sentimiento cristiano del poeta).

      43 y sig.: hay conclusión con condición. V. 43-45: parte crucial del poema. La joven se coloca en un plano inferior. Se acentúa el realismo popular, caricaturesco.

 

Al final la dama se rinde incondicionalmente al caballero. En total, 160 versos.

 

Él dice que sólo quiere a ella porque es la única  “dama cortés”.

Ambos son “labradores”, de allí el “carácter popular” del poema.

 Mujer y Varón a la misma altura.

 

Cada demanda y su respuesta se encierra en una estrofa de 8 versos (6 heptasílabos: 3 esdrújulos y libres alternados con 3 graves consonantados, y 2 endecasílabos pareados).

 

En el primer verso: sentido de la Naturaleza. No hay comparaciones idealistas.

Confesión directa de su amor. La niña llega a decir que se va a arrojar al mar.

 

Motivo: matrimonio.

Tema: posición de la Mujer.

 

                                    “Ven a conocer a mi madre y a mi padre”.

 

Hay más Sensualismo que Idealismo.

La lengua, aún ruda e insegura en sus formas gramaticales y en las desinencias.

Mezcla de voces sicilianas, napolitanas, provenzales, francesas, latinas.

 

Parece compuesta de un tirón, natural, briosa y llena de movimientos dramáticos. rápida, toda cosas, sin sombra de artificio ni de retórica.

 

Hay finura y gentileza de conceptos en forma aún inculta.

 

Aparecen Galicismos, que en realidad son Latinismos.

Posiblemente haya sido destinado a la representación escénica,  se acerca al estilo del “mimo”-

 

En el 3er. verso aparece la proposición amorosa:

 

                                    “Quítame  de estos fuegos si ésta es tu voluntad”.

 

La resistencia femenina es hábil y sincera hasta el verso 70.

El joven no demuestra ninguna intención de lazos perennes y lo que desea ardientemente es el vago placer del amor que la belleza de la joven le sugiere.

 

Él es el que va acentuando el tono subido del “contraste” (discusión), anticipado ya desde el tercer verso mencionado, no sólo insistiendo en sus ofrecimientos sensuales, sino mofándose de las pretensiones de casarse que la mujer ha adelantado.

 

A partir del verso 71 el tono del “Contraste” se desplaza de una disputa amorosa entre dos jóvenes (“pastourelle&rdquoGuiño  a una vulgar propuesta sensual del hombre, a la que la niña reacciona con decidida energía, con repulsas y motes.

 

 

        6.- Jacopone da Todi:   1236-1306, Jacopo de Benedetti. Autor de “Loas” y “Stabat Mater”. Doctor en Derecho por la Universidad de Bologna.

 

Uno de los fundamentales escritores religiosos del Medioevo Italiano.

Cons. Alma Novella Marani, “J. da Todi” (Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación- Depto. de Letras, Universidad Nacional de La Plata, 1964.  Giovanni Papini  (en  su “Obras”, ed. Aguilar, tomo 3, p. 913-930 /”Historia de la literatura Italiana” vol. I,  cap. II,  1937, p. 913-930/  y t. 4, p. 420-430  /“La escala de Jacob” 1932/). Eugenio Castelli: “Papini y Jacopone” (en su “Diez ensayos sobre P.”, Colmegna, 1971).

 

Según lo valoriza Papini, desde lo biográfico-espiritual: “”La vida del más grande de los poetas anteriores a Dante fue dividida por la Gracia en dos partes, iguales en duración de tiempo, pero contrarias en el espíritu. La primera parte va desde el nacimiento de la carne (1230) hasta el renacimiento en Dios (1268); es decir, treinta y ocho años durante los cuales perteneció al mundo. La segunda parte va desde la conversión hasta la muerte (1306); es decir, treinta y ocho años durante los cuales perteneció a Cristo...Durante la primera parte fue estudiante en Bolonia, doctor en leyes, escribano astuto, esposo feliz; durante la segunda parte fue terciario, ermitaño, penitente, hermano menor, preso, loco...”, loc. cit., p. 420.-

 

 

 

“Del júbilo del corazón que brota con la voz”.-

 

El poeta se dirige al júbilo. Se impersonaliza.

Es un júbilo determinado. “del corazón”. Circunscribe cada vez la clase de júbilo: “de poseer a Dios”.

 

La experiencia religiosa, subjetiva de por sí, no la expresa directamente.

“Proceso íntimo”, pero no personalizado.

La palabra es insuficiente para expresar.

 

Expresiones paralelas: “cuando el júbilo”:

“así hace al hombre cantar”.

“hace al hombre clamar”.

 

 

Intensifica el proceso de júbilo: “dentro no puede ocultar”,

“que no puede contener”.

 

Primer choque:  “lengua balbucea (v. 2)..

“grita con voz estridente”: evolución del sentimiento, v. 6.

 

V. 1-7: termina el proceso. V. 7: “entonces”: confirma esa evolución.

 

Se desintima.

Versos 8, 9 y 10: son alusiones autobiográficas (es un escritor impulsivo).

 

v. 11:     “júbilo que penetra en la mente”, reflexiona, se intelectualiza el sentimiento. Vocabulario sencillo.

 

El Júbilo posee dos estados: Corazón (espontaneidad), Mente (al mentalizar, esconde). 

 

V. 13-15: proceso externo (pierde fuerzas, lo sugiere con términos: calor, clamor) e interno (corazón herido)= es el resumen.

 

Jacopone trabaja sobre una Intuición Divina: forma de llegar a conocer a Dios. 

El Corazón, por intuición divina, se convierte en Sabio.

 

      

           7.-  Federico II (1194-1250):

  

                                                “Dolze meo drudo, e vatène!...”

 

En su “Magna Curia”, surgió la primera Escuela  literaria Italiana, la Poesía Siciliana. Cons.  además “Poesía medieval  italiana”, selección, traducción y notas de Oreste Frattoni, Centro Editor de América Latina, 1978.

 

Diálogo en que ella se dirige al Amado. Luego, cambia de plano, se describe.

 

                        “te alejas de mí y yo desolada quedo”

 

Expresión que usa también R. D’Aquino.

 

Consecuencia de la partida: “la vida me es tedio”.

 

A partir del segundo párrafo se “realiza” el diálogo, la escena.

 

Sentimiento de la fidelidad en el amor, expresado varias veces.

El amor como algo poderoso, que domina a los seres humanos.

 

“...fue al mismo tiempo, por instinto y voluntad, el más decidido y autoritario soberano medieval, y por su inteligencia y cultura, el más universal e iluminado hombre de su época, que  con su genio, su inquietud y su obra echó los cimientos de los tiempos modernos.

Lo que impresiona, en efecto, en su breve vida políticamente  tempestuosa, es la multiplicidad de intereses espirituales, el empuje de movimientos culturales y su misma obra personal, filosófica, epistolaria  y poética que pudo llevar a cabo con asombrosa energía y esplendor” (Marone,  ob. cit., p. 51).

 

                   

  (8). Re Enzo=   Canción   “Amor  mi fa sovente”.

 

1220-1272. En 1909 Giovani Pascoli (1855-1912) se inspirará en él para sus “Canciones  del Rey Enzo”.

 

El poeta le canta a su amor. Subjetivismo.

     

                         “hace a mi corazón pensar”: contradicción.

 

“a menudo”, “demorar”:   sugiere la lejanía del amor, lo hace sospechar.

 

Motivo:  demora del bien amado.

Piensa. Sigue con esa actitud, “pensamiento”.

“bello rostro”: se confirma la personalización de su amor en una mujer.

 

“esperanza”: es interno.

Consolación: externo, se lo causa el “bello rostro”.

“señora mía”: actitud cortesana.

“a lo que ella quiere...”: sumisión.

 

                                    “la que es soberana y en la que toda cortesía reina”

 

Es una imagen idealizada de su mujer.

En el último párrafo recién hay movimiento.

 

Ier. momento:  lejanía del amor. Esperanza de su retorno. Sentimiento que de él se desprende.

 

2do. momento:  el amor se estrecha con el “envío” de la canción.

 

Apulia, la “Magna Capitana” y la Campania formaban parte del Reino de Sicilia y eran la patria de Enzo.

Fidelidad a la Mujer Amada y a la Patria Lejana.

 

                                 

 

 

 

 


Publicado por Desconocido @ 9:00
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios